+0 332 548 954

contact@site.com

Medicina funcional

Prevención y traramiento de los problemas digestivos desde la medicina funcional

En la medicina funcional nuestro organismo esta interconectado. El cuerpo opera como un todo.
Tradicionalmente la enfermedad se identifica por el sitio donde está el problema: si usted tiene asma es un problema pulmonar, si tiene artritis tiene problema de articulación, si tiene acné es un problema de piel. Pero la mayoría de las veces el problema está en otro sitio. La medicina funcional considera que el centro de conexión es el sistema digestivo.

Si usted tiene alergias, no puede perder peso, sufre de una enfermedad autoinmune, presenta fibromialgia o tiene migrañas recurrentes la razón puede ser que el intestino no está sano, y que este daño sea la causa principal de sus síntomas crónicos. Entonces un intestino saludable es el centro de una vida saludable.

Principios de la medicina funcional

La medicina funcional sirve, cuida y sana los pacientes de la siguiente manera:

  • Normaliza la función intestinal
  • Aumenta la entrada de fibra
  • Suplementa con prebióticos y pro boticos diarios.
  • Aporta enzimas digestivas
  • Usa nutrientes para reparar la mucosa intestinal
  • Ataca las malas bacterias con terapias herbales o medicamentos naturales.

¿Cómo valora la medicina funcional el mal balance digestivo?

La medicina funcional avalúa como están trabajando 5 parámetros digestivos:

  1. Digestión
  2. Absorción
  3. Flora Intestinal
  4. Sistema Inmunológico
  5. Sistema nervioso del tracto digestivo.

Digestión y absorción

Para conocer si una persona tiene problemas de digestión y absorción primero debemos conocer bien la historia clínica. Si es una persona con dolor estomacal persistente, si hay antecedente familiar de cáncer, si ha perdido peso, debe practicársele una endoscopia digestiva que permite diagnosticarlo correctamente, ya que los síntomas pueden ser secundarios una gastritis crónica, o una hernia hiatal, debe descartarse úlcera péptica o la presencia de la bacteria Helicobacter Pylori.
Si la persona tiene sangrado rectal, si hay antecedente familiar de cáncer de colon, si hay pérdida de peso o antecedente de colitis o si es mayor de 50 años con problemas digestivos deberá practicarse una colonoscopia que permitirá descartar pólipos, divertículos, cáncer, hemorroides o trastornos inflamatorios del colon.

Si la persona presenta intolerancia a grasas o llenura se debe practicar eco de hígado y vías biliares para descartar cálculos en la vesícula. Al mismo tiempo de hacer el diagnostico, se deben investigar hábitos saludables de digestión como por ejemplo, como la persona mastica sus alimentos, si consume licor en cuyo caso puede presentar una alteración pancreática que requiera enzimas digestivas.

Averiguar cómo es el consumo de fibra , si hay suficiente ingesta de fibra soluble (fruta , frijoles, semillas de linaza y psyllium ) que es muy importante en el balance del pH intestinal y que al ser fermentada en el organismo por bifidobacterias presentes en el microbioma, van a producir acido butírico y ácidos grasos de cadena corta que proveen el combustible y mantenimiento a las células del intestino grueso.

La ingesta de fibra insoluble (bran, vegetales, granos enteros, zanahorias), ayuda a la regulación de la constipación diarrea del colon irritable y se recomienda en problemas de pólipos y divertículos.

Flora intestinal

La flora intestinal contiene 100 a 500 especies de bacterias que pesan 1.5 Kilos. Estas bacterias se conocen como el microbioma que se encuentra en estrecho contacto con las células del sistema digestivo.

En una persona sana la flora permanece constante, pero puede alterarse con la edad, tipo de dieta, uso de drogas como antibióticos, estrés crónico, incluso el uso prolongado de antiácidos puede desbalancearla. Este desbalance se conoce como disbiosis.

La disbiosis altera la función de barrera de la mucosa intestinal y las toxinas y polisacáridos pasan a la sangre, disparando inflamación y resistencia a la insulina promoviendo enfermedades como diabetes, obesidad, colon irritable, migraña, eccema, psoriasis, enfermedades autoinmunes, depresión y trastornos inflamatorios del intestino como la enfermedad celiaca.

La alteración de la mucosa intestinal y su aumento de permeabilidad se denomina intestino permeable. La flora intestinal debe ser equilibrada para producir nutrientes como las vitaminas A, B y K. Una manera de llegar al equilibrio es con el aporte de probióticos y prebióticos.

Los probióticos son las bacterias amigables del intestino. Los más importantes son lactobacilus y bifidobacterias saludables para el estómago y colon respectivamente. Los alimentos fuentes de pro bióticos son los fermentados de la leche: el yogur, y los fermentados de la soya: tofu, miso y tempe. Los prebióticos estimulan el crecimiento de las buenas bacterias. Los encontramos en los poli fenoles que dan el color a las frutas, vegetales y granos. Los prebióticos previenen el estreñimiento y diarrea, ayudan a mejorar la glicemia y son útiles en personas con enfermedades del hígado.

Sistema inmunológico

La alteración del sistema inmune es consecuencia a una dieta inflamatoria con alto contenido de grasas saturadas, pero también la inflamación ocurre por intoxicaciones alimenticias, toxinas de bacterias y químicos adquiridas en viajes o restaurantes. En este caso se aumentan los anticuerpos IG G o IG M y la liberación por mastocitos que producen alergias e intolerancias alimenticias y se asocian a urticarias y otras reacciones inflamatorias.

El alimento que más presenta intolerancia es la leche y se debe restringir su consumo por ejemplo en colon irritable, úlcera péptica y diarrea.

Sistema nervioso

El Sistema nervioso se encuentra presente en una alta proporción en el tracto digestivo, tanto así que el tracto gastrointestinal se considera el segundo cerebro. Ejemplo de esta situación es cuando alguien se encuentra nervioso e inmediatamente se siente lleno, o si tiene una entrevista de trabajo presenta cólicos o diarrea.

El cerebro está conectado al intestino por el nervio vago. El intestino tiene más neurotransmisores que el cerebro. El neurotransmisor más importante del intestino es la serotonina, que es un facilitador de la secreción y el movimiento. En el caso que se encuentre disminuido causa depresión e insomnio.

En las situaciones de estrés y preocupación hay exceso de norepinefrina, que lleva a disminución de la motilidad y secreción del intestino. Si se está relajado hay aumento del sistema parasimpático. Se eleva la acetil colina y se restaura el balance nervio- inmunidad. Por esta razón el yoga, los ejercicios de respiración, restauran el balance mente y cuerpo. Es lo que se conoce como la psiconeuroinmunología.

¿Cómo repara la medicina funcional?

Sigue 5 principios simples:

Remueve. Retira alimentos procesados, aceites y grasas de mala calidad, parásitos, metales, infecciones.

Lo primero que hay que hacer es ir a la cocina y nevera y retirar todo aceite viejo junto con mantecas de origen animal que huelan a rancio y alimentos preparados con ellos. Las grasas al estar oxidadas pueden dañar el ADN, promover el desarrollo de cáncer y también aumentar los procesos degenerativos en los tejidos.

Deseche todos los productos con azucares como aspartane, sacarina y todos los productos con color artificial y adición de color.

Reemplaza. Los alimentos eliminados los reemplaza por alimentos frescos.

Cambie alimentos procesados por alimentos enteros, nutrientes, enzimas digestivas.

Compre aceites de oliva y canola, en botellas pequeñas o medianas, ya que son los que presentan mayor propiedad antiinflamatoria.

Reinocula. Prebioticos y probioticos.

Repara. La mucosa gastrointestinal se encuentra en estrecho contacto con los alimentos que consumimos y procesamos en la digestión y la absorción.

Esta mucosa tiene también contacto con las bacterias y hongos pertenecientes al microbioma y contiene los sistemas de defensa contra las malas bacterias.

Las células de la mucosa gastrointestinal se cambian cada 5 a 7 días y usan el aminoácido ácido glutamico como su principal fuente de energía.

Por el aumento de permeabilidad intestinal que lleva a inflamación e irritación del intestino, en la medicina funcional se utiliza la nutrición parenteral periférica con ácido glutamico, Glutatione, Q10, manganeso, selenio, Alfalipoico, vitamina C, para combatir los radicales libres que se aumentan con el exceso de permeabilidad.

Uso de medicamentos herbales para equilibrar el sistema en el colon irritable, gastritis crónica, gastritis avanzadas, trastornos precancerosos como la metaplasia intestinal y pólipos, descongestionantes de hígado y antiinflamatorios naturales. Implementar el plan de desintoxicación total 1 vez por semana.

Rebalancea -> Manejo del estrés.
Mejorar hábitos de sueño -> dormir entre 6 a 8 horas
Ejercicio diario ->caminar 1 hora
Cambio de actitud -> ser optimista, sonreír
Cambio de sistema de creencias ->aprender a relajarse y utilizar técnicas de meditación

Siéntese en una silla confortable con la espalda recta y sus ojos un poco cerrados. Luego concentre su atención en su respiración en los ciclos de inspiración y expiración notando cuando pasa de una fase a otra.

Mejorar estilo de vida para ser sano en su manera de vivir y ser. Utilizar sauna, baño turco y jacuzzi.